imprimir

Gestión Forestal Sostenible

Colaborar en el desarrollo de políticas forestales ambiental y socialmente responsables, con el fin de contribuir al bienestar de toda la sociedad.
Promover y fomentar el diseño e implementación de mecanismos de gestión que conlleven a la aplicación de buenas prácticas de manejo forestal.

Difundir los aspectos ambientales y sociales asociados a las plantaciones forestales fortaleciendo las capacidades de los distintos sectores para la implementación de políticas tendientes a un manejo forestal sostenible.

Trabajar en forma conjunta con las demás partes interesadas para garantizar el cumplimiento de los compromisos internacionales asumidos en materia forestal y ambiental.
Las Buenas Prácticas de Manejo Forestal son recomendaciones, medidas o prácticas aplicadas para prevenir o reducir los impactos negativos sobre el ambiente, generados por las actividades Gestión Forestal Sostenible productivas realizadas en el bosque. Apuntan a asegurar la sostenibilidad del recurso forestal y son técnica y económicamente factibles.

En diciembre de 2007, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la definición de gestión forestal sostenible que ha sido más ampliamente aceptada entre los gobiernos. La define como un concepto dinámico en evolución que tiene por objetivo mantener y aumentar el valor económico, social y medioambiental de todos los tipos de bosques, en beneficio de las generaciones presentes y futuras. Consta de siete puntos característicos: (i) extensión de los recursos forestales; (ii) diversidad biológica forestal; (iii) salud y vitalidad de los bosques; (iv) funciones productivas de los recursos forestales; (v) funciones de protección de los recursos forestales; (vi) funciones socioeconómicas de los bosques; y (vii) marco normativo, institucional y de políticas.

Es necesario instrumentalizar la vía de búsqueda de un manejo forestal sostenible mediante herramientas concretas como el desarrollo y la aplicación de Buenas Prácticas de Manejo Forestal.
Con el objetivo de fortalecer la comercialización a lo largo de toda la cadena de valor del sector forestal y promover el manejo responsable de los bosques, desde la Dirección de Producción Forestal de la Subsecretaría de Desarrollo Foresto Industrial del Ministerio de Agroindustria, se ha apoyado al sector para que se establezcan e incorporen mecanismos de certificación forestal.

La certificación forestal voluntaria puede ser definida como un instrumento que permite reunir en el mercado a productores y consumidores que desean ofrecer y comprar productos forestales que provienen de bosques manejados de manera sostenible y que cumplen con estándares de desempeño reconocidos y aceptados internacionalmente.

Se entiende por certificación forestal entonces, al “Procedimiento voluntario por el que una tercera parte independiente proporciona una garantía escrita tanto de que la gestión forestal es conforme a criterios de sostenibilidad como de que se realiza un seguimiento fiable desde el origen de los productos forestales”.

Existen dos tipos de certificados que dan origen a un eco-etiquetado que sirve para unir la oferta y demanda de productos forestales; y constatar el cumplimiento de los estándares de manejo forestal: El Certificado de Manejo Forestal y la Cadena de Custodia.

Sistemas de certificación forestal
Un sistema de certificación describe los estándares, procedimientos y gestiones necesarias para llevar a cabo la certificación. Establece requisitos específicos para un producto, proceso, sistema u organización, y garantiza su cumplimiento mediante la colaboración con terceros.

En el mundo existen dos sistemas globales de certificación de sostenibilidad de los bosques. Ellos son PEFC (Programme for the Endorsement of Forest Certification – Programa de reconocimiento de Sistemas de Certificación Forestal) y FSC® (Forest Stewardship Council -Consejo de Manejo Forestal).

Certificación forestal en Argentina
Iniciativa Nacional FSC® Argentina
FSC® posee lo que se conoce como iniciativas nacionales. Estas iniciativas permiten a cada uno de los países interesados poseer la potestad de hacer adaptaciones nacionales a los criterios internacionales del FSC®.

En nuestro país ya se conformó la Asociación Civil que es la Iniciativa Nacional FSC® Argentina, la cual volvió a ser reconocida por FSC® Internacional en 2010 y es quien se encarga de promover el sello en nuestro país. La misma se organiza en tres cámaras: ambiental, económica y social. Cada una de ellas está integrada por representantes de distintos ámbitos del sector forestal. Es a través de la Iniciativa Nacional que las partes interesadas tanto en obtener el sello FSC® como las que se encuentran certificadas tienen la posibilidad de emitir su opinión y gestionar modificaciones sobre los criterios de certificación del estándar internacional.

CERFOAR – Sistema Argentino de Certificación Forestal
El Sistema Argentino de Certificación Forestal – CerFoAr, es una iniciativa voluntaria del sector forestal argentino que establece los requisitos para la certificación forestal de los bosques nativos e implantados y para la trazabilidad de las industrias relacionadas, ubicadas en el territorio argentino.

Las normas técnicas de aplicación voluntaria que constituyen la base normativa del Sistema Argentino de Certificación Forestal son las Normas IRAM de la Serie 39.800 de Gestión Forestal Sostenible. El Sistema Argentino de Certificación Forestal fue diseñado y elaborado para atender a las necesidades locales de un sistema de certificación coherente con la realidad forestal argentina y también para alcanzar una convalidación internacional a través de un acuerdo de reconocimiento mutuo con un esquema de certificación forestal internacional, el PEFC. En este acuerdo multilateral de sistemas de certificación, los sistemas participantes establecen y obtienen niveles de requisitos comunes, facilitando la aceptación global de productos certificados.
Las plantaciones forestales, además de brindar los beneficios derivados de la comercialización de la madera; ofrecen servicios ambientales y sociales como la oportunidad para la recreación, las tareas científicas y educativas, la conservación del carbono en la biomasa y el suelo, la regulación del agua en las cuencas, el mantenimiento de la productividad del suelo, la preservación de la biodiversidad y el valor hereditario. En este sentido, el incentivo a la forestación con especies nativas, es una alternativa que puede favorecer no solo a la producción forestal, sino también a disminuir la presión sobre los bosques nativos. Por tal motivo se plantea como objetivo promover la participación de las especies nativas en los esquemas productivos forestales.

El Enriquecimiento de los Bosques Nativos tiene como objetivo incrementar el número de individuos de especies deseadas, a través de la plantación y/o siembra de especies forestales nativas entre la vegetación existente; como así también aumentar el valor económico del bosque mediante la plantación de especies nativas de alto valor comercial. Esta actividad, realizada con fines productivos, podrá recibir los beneficios económicos que otorgan las leyes 25.080 y 26.331, en forma complementaria.

La Subsecretaría de Desarrollo Foresto Industrial busca promover el establecimiento de plantaciones forestales en los sitios más adecuados, donde se mantenga la productividad del suelo con las sucesivas rotaciones, conserve la biodiversidad, protejan aquellas áreas que tengan valor de conservación ambiental, promueva el desarrollo humano y social en áreas rurales, planten las especies mejor adaptadas a la ecología del sitio, no se comprometa la salud de las plantaciones y los ecosistemas asociados, y demuestre la viabilidad económica. Como una forma de cumplir con lo antedicho, la Ley N° 25.080, modificada en el año 2008 por su similar Ley N° 26.432, establece la obligatoriedad de la evaluación de impacto ambiental (EIA) para los emprendimientos forestales.
Asimismo, se está analizando la aplicación de nuevas herramientas complementarias de gestión ambiental que permitan abordar la problemática a nivel de ecorregión y que a su vez aporten a la planificación u ordenamiento del uso del suelo.

En este sentido, se promoverá la aplicación de herramientas de planificación ambiental a nivel regional y nacional que faciliten el desarrollo de políticas forestales sostenibles:
1- Evaluaciones Ambientales Estratégicas en las ecorregiones forestales, como herramientas de ordenamiento ambiental del territorio.
2-Planificación y adopción de buenas prácticas de manejo forestal enfocadas al desempeño ambiental, conservación y monitoreo de la biodiversidad.
3-Participación en los procesos de definición de las políticas vinculadas al ordenamiento ambiental del territorio a nivel nacional, regional e internacional.
Existe a escala mundial una presión creciente para mejorar la calidad del manejo forestal. Han surgido preocupaciones acerca de cuestiones ambientales y sociales asociadas a las prácticas forestales tales como los efectos sobre la biodiversidad, el cambio climático, la desertificación, las inundaciones, los conflictos sobre los derechos de uso de la tierra y el desarrollo sostenible. Estas preocupaciones han llevado a celebrar acuerdos internacionales para reducir los impactos de los aprovechamientos forestales y mejorar las estrategias del manejo forestal.

La República Argentina ha firmado y ratificado numerosos acuerdos ambientales globales, algunos de los cuales tienen lineamientos, productos, contenidos y alcances de gran relevancia para los bosques cultivados.

Convenio sobre Diversidad Biológica - CDB (Ratificado por Ley Nacional N° 24.375 en 1994)
Sus tres objetivos principales son la conservación de la biodiversidad, el uso sustentable de sus componentes y la distribución justa y equitativa de los beneficios que se deriven de la utilización de los recursos genéticos.
El CDB aborda la biodiversidad forestal a través de un amplio programa de trabajo sobre diversidad biológica forestal adoptado en 2002. Dicho Programa se centra en tres elementos fundamentales: i) reducir las amenazas a la biodiversidad forestal; ii) la creación de un entorno socio-económico favorable para la conservación y uso sustentable de los bosques; y, iii) el conocimiento, asesoramiento y monitoreo de la biodiversidad presente en los bosques.

Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático – CMNUCC (Ratificado por Ley Nacional N° 24.295 en 1994)
Su principal objetivo es lograr la estabilización de las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera, y en un plazo suficiente, que le permita a los ecosistemas adaptarse naturalmente al cambio climático.
El cambio climático y la diversidad biológica están relacionados entre sí. Los bosques actúan como importantes sumideros de carbono y pueden verse muy afectados por el cambio climático. Pero, asimismo, los bosques pueden potencialmente jugar un rol significante en la adaptación al cambio climático, a través del mantenimiento de servicios ecosistémicos y proveyendo medios de vida. Las plantaciones de especies de crecimiento rápido son eficientes sumideros de CO 2 y contribuirían así a luchar contra el cambio climático global.

Estudios demuestran que una vez que el bosque alcanza su madurez, deja de fijar carbono, por lo que las plantaciones productivas (por ejemplo para papel) se presentan como una oportunidad ambiental.

Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación en los países afectados por sequía grave o desertificación, en particular África – CNULD (Ley Nacional N° 24.701 de 1996)
Su objetivo central es combatir la desertificación y mitigar los efectos de la sequía mediante la adopción de medidas eficaces en todos los niveles, apoyadas por la cooperación y asociación internacional.

La conservación y la utilización sostenible de la diversidad biológica de las tierras áridas y sub-húmedas son fundamentales para el desarrollo de medios de subsistencia y la mitigación de la pobreza. La reforestación y plantaciones sirven para rehabilitar tierras degradadas y combatir la desertificación. La reforestación puede coadyuvar a la fijación de la tierra que actúa como contraviento, ayudan a absorber el agua y a la fijación del suelo.

Foro de las Naciones Unidas sobre Bosques – FNNB (Creado por Resolución/2000/354 del Consejo Económico y Social de Naciones Unidas)
El objetivo del FNNB es promover la ordenación, la conservación y el desarrollo sostenible de todos los tipos de bosques y fortalecer el compromiso político a largo plazo a esos efectos, a fin de proporcionar un marco mundial coherente, transparente y participativo para la ejecución, coordinación y elaboración de políticas y desempeñar funciones esenciales basándose en la Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo.

El 17 de diciembre de 2007 el Foro adoptó el “Instrumento Jurídicamente no vinculante sobre Todo Tipo de Bosques”, resultando en un primer acuerdo suscripto por todos los Estados Miembro de Naciones Unidas en pos de una gestión sostenible de los bosques, favoreciendo la cooperación internacional y acción nacional para la reducción de la deforestación, la degradación de bosques, la promoción de medios de vida sustentables y la reducción de la pobreza.

Proceso de Montreal – PM (Iniciado en junio de 1994, Argentina adhirió al Proceso de Montreal en 1995)
El Proceso de Montreal tiene por misión establecer e implementar criterios e indicadores aceptados internacionalmente para la conservación y el manejo sustentable de los bosques templados y boreales.

Tales criterios e indicadores contienen consideraciones especiales para las plantaciones en materia de: planificación, selección de las especies, uso del suelo y manejo del sitio, plagas y enfermedades, y conservación y restauración de la cubierta forestal natural. Asimismo, el PM promueve la certificación de los productos de plantaciones a fin de asegurar no provengan de la conversión del bosque nativo.
Originado en 1994, el Proceso de Montreal (PM) es uno de los nueve procesos regionales e internacionales que busca implementar C&I, para el manejo sostenible de los bosques, que sirvan para guiar el monitoreo, evaluación y preparación de informes, cómo también para mejorar las políticas y prácticas forestales de los países miembros. Conforman esta iniciativa 12 países (Argentina, Australia, Canadá, Chile, China, Japón, Corea del Sur, México, Nueva Zelanda, Rusia, Estados Unidos y Uruguay), los cuales se encuentran distribuidos en cinco de los seis continentes.

Argentina adhirió al Proceso de Montreal en junio de 1996, y participa activamente en las reuniones del Grupo de Trabajo y del Comité Asesor Técnico.

Resolución N° 633 /2011 Ministerio Agroindustria
• Crea el grupo de Trabajo Técnico para el Manejo Forestal Sostenible dentro del Ministerio coordinado y convocado por la Dirección de Producción Forestal.
• Integrado por 2 integrantes de la Dirección de Producción Forestal y 2 del INTA, pudiendo trabajar con otros organismos públicos, universidades y ONGs.
• Objetivos:
– Análisis, evaluación e implementación de los C&I para el MFS
– Elaboración de datos e información para facilitar el MFS
– Participar de las reuniones del Grupo de Trabajo y del Comité Asesor Técnico

El punto focal País es el Ministerio de Agroindustria:
Grupo de trabajo
Ing. Agr. Mirta Rosa Larrieu
Directora de Producción Forestal
Ing. Ftal. Hugo E. Fassola
Coordinador Forestal del INTA
Lic. Carlos Alejandro Norverto
Coordinador del Equipo Técnico Nacional
Área Gestión Forestal Sostenible

Comité Asesor Técnico
Lic. Natalia Fracassi
INTA
Dr. Pablo Luis Peri
INTA
El Área de Gestión Forestal Sostenible participa de la Comisión de Cambio Climático del Ministerio de Agroindustria, creada por la Res. 576/14. La Comisión analiza acciones de mitigación y adaptación al cambio climático en la planificación del sector, brindando así el asesoramiento necesario al Gabinete Nacional de Cambio Climático.

A través del decreto 891/16, se creó el Gabinete Nacional de Cambio Climático, que funciona en la órbita de la Jefatura de Gabinete de Ministros y está presidido y coordinado por el titular de esa cartera o por el funcionario que éste designe, e integrado por los máximos responsables de los ministerios de Energía y Minería, Producción, Agroindustria, Transporte, Ambiente y Desarrollo Sustentable, Desarrollo Social, Relaciones Exteriores, Educación y Deportes, Ciencia, Interior, Hacienda y Finanzas, y Cultura.
Proceso de Montreal
http://www.montrealprocess.org/

Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático – CMNUCC
http://unfccc.int/portal_espanol/items/3093.php

Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación – CNULD
http://www.unccd.int/en/Pages/default.aspx

Convenio de Diversidad Biológica – CDB
https://www.cbd.int/

Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación - FAO Forestal
http://www.fao.org/forestry/es/

Foro de las Naciones Unidas sobre Bosques – FNNB
http://www.un.org/esa/forests/

Programa de Reconocimiento de Sistemas de Certificación Forestal | Programme for the Endorsment of Forest Certification – PEFC
http://www.pefc.org/

PEFC España
http://www.pefc.es/

Cerfoar
http://www.cerfoar.org.ar

Consejo de Manejo Forestal | Forest Stewardship Council – FSC
https://ic.fsc.org/es

Plataforma Plantaciones de Nueva Generación - New Generation Plantation Platform NGP
http://newgenerationplantations.org/es/

SUBIR
SUBIR